Crisis de Angustia.

Aunque la ansiedad este tomando un tinte cada vez más negativo en la sociedad. Es importante aclarar y entender que la ansiedad normal, es una reacción adaptativa de nuestro organismo que nos activa y nos prepara para escapar y huir ante un peligro o amenaza.

Nuestro cuerpo percibe un agente externo que puede poner en peligro nuestra vida e inmediatamente se pone manos a la obra: aumenta nuestro ritmo cardíaco, activa nuestros músculos, libera glucosa, aumenta nuestra tasa de respiración etc… para que podamos correr, huir, escapar y ponernos a salvo.

 El problema viene,  cuando la respuesta de ansiedad, se produce en una situación que no es peligrosa, y  estos cambios fisiológicos producen una elevada sensación de sufrimiento e interfieren en la vida cotidiana de la persona.

 Hay diferentes tipos de crisis de angustia, según su duración, intensidad o presencia de desencadenantes.

 Una clase de crisis de angustia, es la que se produce de forma  inesperada, las personas relatan que aparecen sin motivo alguno, como “caídas del cielo”, en situaciones que son consideradas seguras, por ejemplo: viendo la tele en casa, hablando con un amigo…y de repente sienten que pierden el control, inestabilidad, mareos, sudoración, hiperventilación, palpitaciones,se tiene incluso miedo a morir.

 Encontré este vídeo, en el que queda reflejado, lo desagradable que resulta para la persona, sufrir una crisis de angustia, perder el control, la sensación de ahogo, el malestar.

 En el vídeo aparece un jugador de fútbol profesional, en su debut. A los quince minutos de partido, es incapaz de seguir el ritmo, se le ve arrastrando los pies, hiperventilando, síntomas típicos de la crisis de angustia. Y lo importante que supone para su recuperación la respuesta que recibe de algunos compañeros, que rápidamente comprenden que está pasando e intentan que controle la respiración y evitan que lo saquen del campo, importante también esta reacción en una crisis de angustia. Es un documento gráfico magnifico, para que ,como espectadores podamos comprender como se siente esta persona y que comportamientos adoptan las personas de su alrededor.

En nuestro día a día en consulta, es muy común, que las personas nos relaten que en ocasiones les cuesta explicar a los demás “lo que están pasando” y que los demás los comprendan. Es difícil ponerte en la piel de otra persona y comprender algo que se desconoce.

Por eso, me alegré tanto de encontrar este vídeo en la red.

En el caso concreto de una Crisis de angustia, supone un gran esfuerzo para la persona restablecerse a su estado mientras se crea frente a ellos un coro de estupefacción y desconocimiento sobre que es lo que les está pasando.

En cuestión de un segundo, y sin previo aviso, sufren cambios fisiológicos, como sudor, nauseas, mareos, una sensación de que van a desmallarse y que no pueden hacer nada para controlar la situación. Y sus amigos o familiares que contemplan impotentes desde el exterior que esta pasando, sin saber como ayudar exactamente.

Doy por supuesto, que  los deportistas de élite, que cuentan con sus propios psicólogos deportivos, aprenden a detectar una crisis de ansiedad  y aprenden también como apoyar al compañero en tal situación, ya que en ocasiones deben de enfrentarse a mucha presión y estrés. Quien no ha escuchado alguna vez a un deportista de élite tras lanzar un penalti decisivo en un encuentro, en su relato comentar, que se necesita un buen entrenamiento mental  para hacer frente al contexto  y que la situación no le supere.

Por eso, aunque sufro mucho viendo el vídeo, y contemplando lo mal que lo pasa el jugador, me alegro mucho ver que los compañeros demuestran una actitud ejemplar, valorando la situación, reconociendo rápidamente los síntomas, apoyándole, dándole instrucciones de control de la respiración, y evitando que abandone el campo. Habito muy frecuente ante un ataque de angustia, es abandonar el lugar, pero no es recomendable. Los síntomas pasan y desaparecen en unos minutos.

Y muy valorable también es la actitud del jugador que aguanta estoicamente sus síntomas y logra regresar a la tranquilidad.

En consulta, entre otras muchos factores, trabajamos con herramientas para  hacer frente a la situación, informamos a los familiares como deben actuar y ofrecemos estrategias para minimizar y controlar la crisis de ansiedad.

Es muy importante aprender a:

– Reconocer las situaciones que provocan la crisis de ansiedad, a partir de las propias experiencias.

– Aprender a reconocer los síntomas.

– Controlar la respiración, para evitar la  hiperventilación.

– Debemos intentar que la persona se siente y se tranquilice, los síntomas de una crisis de angustia, no provocan daños, solo son muy desagradables y pasan en unos minutos.

Si dejamos que la persona huya de la situación, se puede crear una asociación negativa y crear en el futuro que evite siempre la situación, creando un miedo.

Todas estas pautas, son entrenadas gracias a técnicas y estrategias específicas y guiados por la ayuda del profesional en psicología, cuyo objetivo es restablecer el control de la vida de la persona.

Como siempre, si tiene alguna duda con respecto a este tema, puede dejarnos su consulta en nuestro consultorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR