La importancia de las normas en la Familia

La Familia tiene una función básica: Dotar a sus miembros de un sentido de identidad, dar seguridad  y proveer a cada miembro de recursos de socialización.

En relación a la Familia, una de las funciones básicas de los padres en relación a los hijos, es asegurar su crianza, ofrecer atención nutricional, hacer que se sientan protegidos, orientar sus decisiones y  educarles  para generar habilidades de socialización, a través de la comunicación y el diálogo.

Nadie dice que la relación familiar y los hijos,  sea tarea fácil, como bien escuche en cierta ocasión: ” Escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo es fácil, lo difícil es que alguien lea el libro, regar el árbol y educar al hijo”, pero si es una labor muy satisfactoria, si se consigue unidad y equilibrio emocional en la familia.

Para mi, una de las bases fundamentales, para conseguir cumplir con todas estas funciones de la familia, es que se marque una jerarquía, se establezcan los roles y se fijen normas, hábitos y rutinas.

Entiendo que con los horarios laborales actuales de jornada partida, la incorporación de la mujer al mundo laboral, es mucho mas complicado mantener un orden y rutinas familiares. Generalmente cuando hacemos evaluación en consulta, nos encontramos con niños que de los siete días de la semana, el fin de semana comen en casa con las normas y reglas de sus padres, los lunes  y miércoles, en casa de la abuela materna; los martes y jueves en casa de la abuela paterna y los viernes en casa de un tío con sus reglas y normas.

Este caos, no facilita la generalidad de unas normas y reglas.

Las normas y hábitos, son fundamentales, ayudan a nuestros hijos a seguir unos patrones de comportamiento y respeto. Marcan la jerarquía entre el padre y los hijos.

El Juez Calatayud decía en una entrevista relacionada con el aumento de la agresividad de adolescentes con sus padres, que estos niños están perdidos, han estado demasiado consentidos, sin normas, sin reglas. “Yo no soy amigo de mi hijo, yo soy su padre.”

Como le digo, para el buen funcionamiento familiar, la jerarquía debe estar claramente establecida y los límites entre padres e hijos, bien marcados.

Y anote esto: los padres entre ellos, deben tener un acuerdo igualitario de cuales son las normas, los valores y las prioridades.

Si no se tienen claro, los hijos aprenderán rápidamente el poder del chantaje emocional.

Para que su hijo entienda las normas de convivencia familiar, usted debe marcar las normas y reglas de la siguiente forma:

– Iguales para todos.

– Claras y concisas.

– Consensuadas todo lo posible, cuando los hijos son mas mayores, especialmente en caso de adolescentes que serán en todo lo posible intentando negociar con ellos.

Deben ser iguales para todos, en el sentido de que si su hijo tarda mucho en comer, porque se entretiene con el móvil, deberá prohibirlo a la mesa.¡ Pero ojo! esta norma deberá ser seguida por todos, papá y mamá incluidos.

Si su hijo es pequeño, es bueno que las normas sean expuestas en un lugar visible para todos. Por ejemplo, con un niño, que era imposible a la hora de comer, hicimos lo siguiente:

Les hacemos participes de la instauración de las nuevas normas, y si saben escribir les dejamos que ellos las escriban y nos aseguramos de que las entienden. De esta forma, les vamos educando en responsabilidad y al ser algo de lo que ellos han participado, será más fácil su seguimiento, que si son normas autoimpuestas, que se perciben como  más injustas.

Escribimos las normas, si el niño ya  sabe escribir, mejor que él mismo las escriba, en frases cortas y claras, a nosotros nos quedó así, y si son un poco más pequeños podemos hacer como hicimos nosotros, para aplicar las normas a una niña durante la comida:

Normas en casa para comer. legible

Si su hijo es adolescente, el consenso debe ser aun mayor. Prohibir a un adolescente, no es algo que lleven bien. En esa edad están forjando su identidad y cualquier clase de autoridad es revelada. Mejor será que intente hacerlo a través del dialogo, siéntese, en un momento tranquilo, y explíquele las razones y motivos del cambio.

Con un hijo adolescente, no es necesario escribir las normas, eso sí recuerde que usted debe ser el primero en ejecutarlas y servir de ejemplo, como bien decía Einstein: “ Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás, es la única manera”.

Con los hijos adolescentes, hay que ser más flexibles en las normas, intentar un consenso y explicar siempre el porqué de nuestras decisiones. Recuerden que la adolescencia es una etapa del ciclo vital donde los cambios hormonales alteran el ánimo y producen irritación, y el deseo y las ganas de experimentar. Imprescindible, como ya digo, las normas claras, las explicaciones al adolescente, escucharle sin juzgar, su hijo adolescente debe confiar en ustedes y las normas deben también respeten las necesidades del hijo adolescente.

Es decir, las normas no pueden ser extremas, es decir, ni inexistentes ni demasiado estrictas y prohibitivas, ya que producirían un intento del adolescente por revelarse a la autoridad.

Lo bueno, es intentar en lo posible, negociar con ellos, es necesario, fundamental y muy positivo, ya que fomenta la escucha  favorece su implicación y responsabilidad, al fin y al cabo el objetivo de los padres es ayudar a sus hijos a que decidan y tomen decisiones por sí solos, “que aprendan a volar solos y ser responsables de sus propias vidas”.

La clave es un ambiente de respeto mutuo, donde los padres no son amigos, son figuras de autoridad, donde hay límites, todos respetan las normas y éstas son negociadas en todo lo posible, donde se escuchan a los menores y se atiende a sus necesidades y sentimientos.

Marcar rutinas y normas, es necesario y fundamental, para un correcto funcionamiento familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR