¿Por qué no tengo pareja? ¿Por qué mis relaciones no son duraderas?

Quizá  usted conozca a alguien que alguna vez le ha confesado ésta preocupación, o incluso puede que usted mismo, en algún momento, haya sentido que tiene “mala suerte” en el amor.

Evidentemente, nuestro comportamiento en pareja no es solo fruto y explicación de una sola variable. Si no que,  está determinado por nuestro contexto social, nuestra edad, la cultura donde vivimos, nuestra historia de aprendizaje. Y mucho menos la explicación se rige por, buena o mala suerte. Si no más bien por decisiones o comportamientos que van acotando nuestra vida en pareja.

Antes de introducirnos en la pareja, vamos a definir que es Amor.

el beso de klimt

A través de todos los tiempos, encontramos cientos de definiciones y aproximaciones de lo que es el Amor, desde filósofos, cantantes, poetas, pintores….

 Decía el filósofo, Empédocles que “el amor y el odio, son las dos fuerzas metafísicas de la vida, causa de todo movimiento y de toda separación y unión.”

 El gran Antonio Gala, se refiere al amor como: “Amar es ver lo bueno, lo verdadero y lo bello de cada ser.”

Más irónico es Joaquín Sabina, que se refería al amor como “El amor es peor que un imperdible perdido en la solapa del azar”

Pablo Neruda, es el poeta del amor, y toda su obra literaria gira entorno a este sentimiento, él, el poeta del amor, sin embargo, parece menos sentimentalista y lo asocia a la inteligencia, “El Amor vive de la inteligencia”.

 Bastante menos bella es la definición de diccionario: “Amor, es un conjunto de sentimientos que ligan a una persona con otra.”

Evidentemente la Psicología, también se ha interesado en estudiar científicamente el amor y las relaciones de pareja.

En cuanto a ¿Por qué nos sentimos atraídos por unas personas y no por otras? Aún no hay explicación posible, los últimos estudios realizados por la investigadora Helen Fisher, apuntan a la importancia de factores biológicos y hormonales, pero no hay nada concluyente.

 Lo que si se sabe gracias a los estudios de  Fisher, es que el chocolate activa los mismos tipos de neuronas que el amor romántico, y por eso ambos son adictivos.

 Uno de los Psicólogos, que más ha aportado al área de la relación en pareja ha sido Robert Stenberg, él explicaba el Amor a través de tres factores, representados en un triangulo equilátero, donde todos sus lados deben ser iguales, y cada vértice es necesario y fundamental para el funcionamiento de una relación:

triangulo de stenberg  Éstas son las tres variables fundamentales,  Pasión, Intimidad y Compromiso. Deben estar presentes por igual,  para que una relación de pareja sea reconfortante, plena y duradera. El triangulo equilátero, representa que los tres factores deben aparecer en la misma medida. Stenberg concluye:

Que encontramos un Amor amistoso, cuando la pareja tiene intimidad, pero carece de pasión y compromiso. Son parejas que se respetan, se apoyan, se conocen muy bien, disfrutan pasando el tiempo de ocio juntos, tienen muy buena comunicación, pero carecen de deseo físico el uno por el otro y no se interesan por  realizar planes para compartir un futuro juntos. ¿Les recuerda un poco a la relación que pueden tener con su mejor amigo/a? Por eso se llama Amor amistoso, porque existen sentimientos, pero la pareja no termina de funcionar, si uno de los dos no se encuentra atraído sexualmente o si no tiene interés en formar un futuro como pareja.

 Por otro lado, podemos encontrar una relación que solo  está basada en la pasión, sin intimidad ni compromiso. Básicamente, bajo esta definición nos  encontramos a   personas, que se enamoran rápidamente, son muy apasionados y viven las relaciones con un “aquí te pillo, aquí te mato”. Sin interesarse demasiado en la otra persona, en sus gustos, aficiones, sin necesidad por supuesto de compartir un futuro juntos. Las causas, puede ser egoísmo, inmadurez, miedo a exponerse, no saber como intimar…Éstas personas viven las relaciones como un  Amor caprichoso.

 Por último, si el amor solo está basado en el compromiso, encontramos a  personas que encuentran a una pareja, anteponiendo el compromiso a los demás factores. En esta relación se habla de la boda, de los hijos, de compartir una hipoteca, de las vacaciones en familia…pero es un amor vacío, porque no hay pasión, no hay atracción física, no hay implicación, y tampoco hay intimidad, apenas se conversa, porque no importa nada la otra persona, cada uno se cuida a su manera de forma individual, no se conoce a la otra persona ni hay mayor interés.

 Cuando no se consigue un equilibrio entre la pasión, el compromiso y la intimidad. La persona, encontrará en sus relaciones   un amor caprichoso, un amor vacío o un amor entre amigos, pero no una duración de pareja y mucho menos una relación estable.

 ¿Cómo podemos hacer para que encontrar una pareja estable?

 Primero no engañarnos a nosotros mismos y tampoco buscar respuestas fáciles y listados vacíos, no es cuestión de diez pasos, tipo “Cómo encontrar a un chico en diez pasos”, la vida no es una película de Hollywood.

Para no engañarnos, deberíamos empezar por  intentar evaluarnos a nosotros mismos, sobre si nos sentimos identificados con algunos de estos tipos de pareja que hemos descrito anteriormente. Si usted es una persona, que  considera que le da miedo comprometerse, o no es capaz de intimar con otra persona, porque no encuentra como, o el trabajo le tiene absorbido…las razones pueden ser infinitas. Quizá ni usted mismo las sabe. Por eso, el trabajo en terapia ayuda a encontrar el obstáculo que le impide tener una relación de pareja estable y a partir de esa información realizar el trabajo en la terapia.

 Una vez que sabemos cual es el núcleo del problema, podemos trabajar, para mejorar las habilidades de comportamiento y pensamiento, que nos pueden ayudar a encontrar una pareja estable.

Por eso mi consejo,  trabaje con usted mismo y dedique tiempo a pensar que es lo que busca de una relación y en una pareja.

 Y también piense si evalúa el amor y las relaciones de pareja, bajo mitos y creencias sin fundamento, relacionadas con las parejas, que obstaculizan la relación, como por ejemplo:

–         “Al amor, lo puede todo”.

–         “Si me quiere, debe de averiguar lo que me pasa”.

–         “Si no siente celos, es que no me quiere.”

 Cada relación es diferente y distinta, ya que la componen dos personas diferentes y distintas al resto, es lo que nos hace diferentes al resto de seres humanos. Por eso, la relación debe trabajarse y cuidarse.

 Pregunté, en cierta ocasión a una amiga de mi familia, una señora encantadora,  que había estado casada con su marido más de 60 años, estaban juntos desde los 15 años. Le pregunté un día, ¿Cuál es el secreto?: No hay secreto, me dijo. Es respeto, admiración mutua y paciencia, mucha paciencia.

Recuerde, que hay una rama de la psicología, que trabaja las relaciones entre las personas y que sirve para parejas, que aun queriéndose han perdido la comunicación y el entendimiento mutuo, y puede recuperarse, bajo la ayuda de un profesional experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR