¿Tiene facebook influencia en nuestro comportamiento?

La noticia saltaba ayer. Facebook, pedía perdón públicamente a los usuarios por “manipularlos para reconocer sus emociones”.

 faceook mano para abajoAl margen de lo poco moral y ético,   que puede resultar el realizar un estudio sin consentimiento de los participantes, el estudio arroja datos muy interesantes, aunque por otro lado poco novedosos.

 No es la primera vez que se defiendo la idea de: “Las emociones se contagian”; “Piensa en positivo, para que te pasen cosas positivas” e infinidad de frases de este estilo, que aunque a veces suenen a vacías y cada vez más rancias, no dejan de llevar un mensaje de lo más veraz y certero.

Para quien no haya leído el estudio le resumo el contenido:

 – Número de sujetos a estudio: 689.000 perfiles

 – Duración: Una semana.

 – Objetivo del experimento: Analizar  el comportamiento de los usuarios cuando se altera el algoritmo que selecciona las noticias. De esta manera, un grupo de internautas fueron bombardeados con noticias negativas y otro grupo con noticias positivas.

Conclusión del estudio: El estudio, concluye que sí, que el ánimo de los comentarios de los contactos de Facebook, invita a seguir en la deriva negativa o positiva. Los sujetos que recibieron un bombardeo positivo, hacían comentarios positivos y viceversa.

Fuente: http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2014/06/30/actualidad/1404108700_038585.html

 Esto quiere decir, que si socialmente estoy recibiendo continuamente mensajes negativos, grises, deprimidos y  noticias dramáticas, tenderé a tener un pensamiento y  comportamiento negativo, gris y deprimido y viceversa.

 Esta parte ya era conocida, no nos resulta un dato demasiado nuevo. La novedad radica, en que parece ser, que lo que se  ha podido demostrar, es que se las emociones positivas o negativas, contagien a través de las redes sociales, sin necesidad de estar cerca de la persona.

facebook dos personas

 La empatía, este rasgo tan humano, favorece nuestro vinculo social, y nos aporta conexión hacia el sentimiento de la otra persona, sentimos alegría si nos están contando algo alegre y somos capaces de sentir compasión, si nos están contando una noticia trágica. Facebook, que nos conecta con nuestros conocidos, nos permite sentir y reaccionar de la misma manera, que si estuviésemos delante de la persona.

 Sinceramente sé a lo que se refieren. Conozco a una persona de mi familia, a la que voy a visitar frecuentemente. Siempre ha tenido un carácter proclive a ver lo negativo de cada situación (quizá usted conozca a alguien parecido). Su edad le permite salir poco, así que es consumidor de televisión y su circulo social son la familia y sus vecinos. Durante la visita, la conversación se centra en cualquier tema del telediario reciente o con algunas semanas de antigüedad, pero relacionado con alguna desgracia, desahucios, accidentes, desempleo, criminalidad y la conversación continua para hablar sobre algún conocido o vecino que recientemente ha caído enfermo o nos habla, del conocido del familiar de un amigo suyo, que independientemente del suceso acontecido, tiene tintes trágicos.

A veces puede ser incluso divertido, cuando para sacarlo del bucle de negatividad, rescato alguna noticia positiva, tiende a sacarle lo negativo, por ejemplo: “pues la semana que viene me voy de vacaciones” respuesta: ” pues ten cuidado que el telediario dice que se incrementan los robos en vacaciones”. Tal cual.

He de reconocer, que además de no estar entusiasmada en visitar a este familiar aunque le tengo mucho cariño, es una maravillosa persona (una cosa no quita la otra), tras la visita, me siento  desmoralizada y decaída.

 Quizá la reflexión que podemos sacar de este estudio es el poder de la influencia de los mensajes que nos rodean, y que si bien hay ciertas cosas del entorno que no podemos cambiar, es cierto que podemos tomar decisiones sobre que tipo de información queremos recibir, y con que tipo de personas debemos estar.

 Evidentemente yo seguiré visitando a mi familiar. Pero puedo elegir mejor, con que tipo de persona bajar a desayunar durante mi tiempo en la oficina, intentaré coincidir con aquella persona optimista, alegre y que aporte información positiva a mi rato de ocio dentro del horario laboral, en lugar de bajar con alguien que hable de datos negativos y  pesimistas.

 De todas formas, no es cuestión de volvernos extremistas, no es cuestión de censurarnos las noticias negativas o las que no son de nuestro agrado. Pero la clave, puede ser hacernos más conscientes a la hora de  seleccionar  a que tipo de mensajes nos exponemos, ahora que sabemos el poder que ejercen sobre nosotros.

 Quizá la novedad, es que sabíamos que las emociones se contagian entre personas, pero ahora conocemos que las redes sociales, también producen ese efecto.

 Así que conociendo ahora, gracias a las investigaciones, como influye facebook en nuestro comportamiento, tenemos que ser más responsables en como gestionar su uso, para que nos afecte de forma positiva. me-gusta-facebook2

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR