Madres, adolescentes y whatsapp.

En estos días, una amiga me relataba la historia de su hermana y su hijo adolescente. El joven se encuentra en Malta, perfeccionando el inglés, en un colegio de verano, durante unas semanas de las vacaciones estivales.

Y supongo que por irresponsabilidad y despreocupación propia de la adolescencia, el joven no se responsabiliza ni preocupa en contestar en el mismo momento al teléfono, cuando su madre quiere saber sobre su estado.

mensaje_de_tectoÉsta situación de incertidumbre, provoca en la madre, unas altas dosis de ansiedad, preocupación y por supuesto, “desconocer que puede hacer como madre, para que su hijo cambie su comportamiento y le conteste al teléfono.”

Casualmente, recuerdo está anécdota sobre Andrew Carnegie, un empresario y multimillonario que llegó a ser el hombre más rico del mundo. La situación aunque separada por varios siglos de diferencia, resulta sorprendentemente  similar:

Los sobrinos del multimillonario y gran hombre de negocios, Andrew Carnegie, traían de cabeza a su madre. Vivían fuera del hogar familiar, estudiando en la universidad y tan absortos en su propia vida, siempre olvidaban responder las cartas de su preocupada madre, para confirmar que se encontraban bien.

La madre de los jóvenes no sabía que hacer para que sus hijos contestaran a sus cartas.cartas1

Carnegie, que era conocedor de la situación, apostó 100 dolares a que conseguía que sus sobrinos contestasen a su carta, sin pedirlo si quiera.

Envío a cada sobrino una carta, banal y anodina, donde al final escribió el siguiente posdata.

Pd: Os adjunto un billete de 5 dólares.

Carnegie nunca introdujo el dinero en las cartas. Y ganó la apuesta, ya que las respuestas de los sobrinos no se hicieron esperar demasiado, los jóvenes muchachos se apresuraron en contestar a su tío, para informar que  había olvidado enviar los billetes prometidos.

En definitiva, lo que podemos aprender, es que cuando queramos que alguien haga alguna cosa, no basta con pedirle que lo haga, sino que  tenemos que encontrar una motivación para que lo haga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR